hay momentos para leer poesía y hay momentos para boxear